.

..

Dolores Redondo: “Vengo del matriarcado vasco, donde las mujeres mandaban”

.

.

.

Dolores Redondo (San Sebastián, 1969) es uno de los mayores fenómenos de la literatura española reciente, forma parte del reducidísimo círculo de autores que cuentan sus ventas por millones y su última novela, Esperando al diluvio (Destino), aparecida en noviembre pasado, sigue entre los títulos más vendidos. Conversamos con ella en Tudela (Navarra), a escasos kilómetros del apacible pueblo en que sigue viviendo.

¿Cómo era la Dolores Redondo de hace trece años?

Aún no se había publicado El guardián invisible ni yo sabía la magnitud que iba a tener. Era una persona muy inquieta, a la que las redes sociales –sobre todo Facebook– le daban las fugas culturales que necesitaba, pues en el ámbito en que me movía no había nadie del mundo literario. Tenía una novela anterior que había pasado sin pena ni gloria y aquello era la llorería, lamentábamos que no había espacio para los escritores nuevos y nos consolábamos. Pero mi vida era muy similar, no he cambiado: sigo viviendo en el mismo lugar, tomando vinos con las mismas personas… me sigue gustando tener una vida muy tranquila.

.

.

¿Tenía entonces el sueño de llegar a donde ha llegado?

No creo que haya llegado a ningún sitio, no existe la cima, yo lo que quiero es escribir cada vez mejor. Todas las cosas me han costado siempre mucho. Otros están hechos para ser un campeón o un general, y a mí me tocó soldado, lucharlo todo mucho. Colecciono un montón de cartas de rechazo, las guardo todas. A la primera es difícil que me salga nada. Sé que hay que perder algunas batallas.

Pero vaya éxito. ¿Cuántos ejemplares ha vendido en todo el mundo?

No lo sé, porque los cálculos que hacen las editoriales mienten, es decir, multiplican por varios lectores la cifra de ejemplares vendidos, y en el extranjero además es difícil de rastrear. Lo que es seguro son esos cuatro millones de ejemplares vendidos –solo en España–, son cifras oficiales más fiables.

Además, tres películas y ahora se viene una serie.

El productor de Harry Potter adquirió los derechos de La cara norte del corazón y, con su socio, la Universal, tienen la intención de rodar una serie entre Los Ángeles y Nueva Orleans.

En su última novela hay un asesino de mujeres que menstrúan.

Por desgracia, las víctimas siempre son más mujeres que hombres, en especial en los asesinatos en serie. John Biblia fue un asesino real que mató a tres mujeres en Glasgow que tenían la menstruación y las eligió por eso precisamente. No llegaron a detenerlo nunca.

.

John Biblia fue un asesino real que mató a tres mujeres en Glasgow que tenían la menstruación y las eligió por eso precisamente

.

¿Se define como feminista?

Me defino como mujer, que es lo que soy. El feminismo es algo necesario, lo fue cuando apareció y lo sigue siendo ahora porque desgraciadamente hay diferencias brutales, como lo es el caso tan patente de que, por el mismo trabajo, no se paga igual a hombres y a mujeres.

.

El último libro de Redondo,

El último libro de Redondo,’Esperando al diluvio’, ha sido un superventas, Xavi Jurio

..

¿De dónde sale Amaia Salazar, su inspectora de la Policía Foral de Navarra?

Del matriarcado vasco en el que yo nací, crecí y viví, en una familia numerosa de cinco hermanos en Pasaia. La calle estaba toda llena de mujeres, no se veía un solo hombre porque estaban en la mar. Cuando volvían, entregaban todo el sueldo y no les molestaban con cosas del hogar. Ellas tomaban todas las decisiones relativas a los hijos, el presupuesto familiar, etcétera. Gobernaban. Había una unión entre mujeres dentro de la familia pero también mucha camaradería entre las vecinas, unas cuidaban a los hijos de las otras, por ejemplo, y se iban al campo varios grupos de mujeres juntas con los niños de todas. Esa unión matriarcal hace que las demás mujeres se inmiscuyan mucho en tu vida. Todo lo de todas se debate en comunidad. A la vez, se evitaba el maltrato masculino porque, cuando se daba algún caso, se disolvía muy rápidamente, iban tres mujeres a hablar con el hombre y le decían que, como volvieran a ver a su esposa con la cara marcada se iba a enterar. Mi madre formó parte de esas comisiones en más de una ocasión.

.

Lee también

Dolores Redondo recrea los crímenes del asesino del tampax

LEONOR MAYOR ORTEGA

Dolores Redondo, ayer, en Bilbao donde transcurre buena parte de 'Esperando al diluvio'

.

¿Propone un matriarcado para el siglo XXI?

No sé, porque dejaban al hombre muy fuera de las responsabilidades, no se implicaba en el cuidado de los hijos ni en su educación. Tampoco se comunicaba con la familia. Muchos hijos de marinos hemos conocido a nuestros padres una vez se han jubilado. Siempre era fiesta cuando volvía pero a los hijos nos daba órdenes como si fuéramos sus marineros. Ha sido al jubilarse cuando se ha implicado en la vida real, haciendo compras, cuidando a los enfermos… Esa parte del matriarcado no funcionaba bien.

En su última novela, aparece tangencialmente el tema de la prostitución.

En el Bilbao de los 80 había mucha porque había mucha adicción, la mayoría lo hacían por el precio de un pico.

.

Dolores Redondo, en Tudela

Dolores Redondo, en Tudela (Foto: Xavi Jurio)

.

¿Qué solución propone al tema de la prostitución?

Si la hay, debería salir desde dentro de la propia prostitución. Intentar hablar de algo que no conoces, desde arriba, te hace adoptar una posición muy moralista, aquello de ‘antes fregar’… Habría que tratar con los colectivos que la representan y ver cómo lo ven ellas… y ellos, que también hay muchos.

Dedica el libro a la diosa Mari.

Soy su cronista, desde la primera novela. Es una deidad de la antigua mitología vasca. Según la leyenda, es un genio de la naturaleza, antojadiza, a veces está de buenas y otras de malas. Si le haces las ofrendas oportunas y le tienes respeto, ella es buena contigo, pero más vale que no le enfades porque desencadena tormentas tremendas, arruina las cosechas y hace que pases hambre. El viento, la lluvia y las nubes son hijos de Mari.

¿Ha escuchado la canción de Shakira?

Por supuesto. La última y la penúltima. El fin de semana pasado tuvimos una fiesta y la bailamos. Me han gustado las dos. Le deseo que se enamore de nuevo porque hace unas canciones chulas cuando está desenamorada pero, enamorada, las hace más buenas todavía, como Suerte, hasta se mueve distinto. Espero que se vuelva a enamorar y nos dé una canción de esas.

“Cualquier solución al tema de la prostitución, si la hay, debe venir de ellas, no del moralismo desde arriba”

.

.

· Link

.

.

.