.

.

María Oruña: «Si en un futuro vuelve Valentina Redondo, el juego será distinto”

.

La escritora publica ‘Los inocentes’, la sexta entrega de ‘Los libros de Puerto Escondido’, en la que, considera que «se cierra un ciclo»

Un crimen múltiple en el balneario

.

 

Lara Gómez Ruiz

Puente Viesgo

13/09/2023

.

María Oruña (Vigo, 1976) siempre tiene los ojos bien abiertos porque sabe que cualquier lugar que visita puede convertirse en escenario de futuras novelas. Le ocurrió en Puente Viesgo, durante una visita al templo del agua de la localidad. “Al principio me pareció como tantos otros lugares. Y entonces mi amigo Iñaki me preguntó si quería ver el viejo balneario, que está en esas mismas instalaciones. Recuerdo bajar unas escaleras que invitaban a hacer un viaje en el tiempo, recorrer unos pasillos como del siglo XIX y decir ‘ahora sí, aquí se cometerá un crimen’”, explica la autora, que publica hoy Los inocentes , el sexto volumen de la saga ‘Los libros del Puerto Escondido’.

Meses después de ese “chispazo”, la dama del crimen cántabro vuelve a repetir los mismos pasos, aunque esta vez acompañada de un grupo de periodistas que se han acercado a este lugar de la comarca de los Valles Pasiegos por el que discurre el río Pas y en el que se encuentra uno de los más importantes conjuntos de cavernas prehistóricas. “La impresión es la misma”, reconoce mientras observa una fuente que “desde que la vi por primera vez me atrajo y supe que iba a escribir sobre ella. Hay cosas que funcionan a base de pálpitos y que luego ya las vas encauzando”.

.

“Dentro de la belleza y la paz también hay lugar para la muerte”, reflexiona la escritora María Oruña

.

El surtidor toma relevancia en la novela, pues hasta estas instalaciones se acerca un grupo de empresarios que será víctima de una masacre perpetrada con una peligrosa arma química. “Tenía claro el lugar y que sería algo masivo. Tiré de hemerotecas de periódicos y leí mucho sobre el gas sarín. Me asombró ver que no era algo tan difícil de conseguir”.

Recrear en el papel una matanza múltiple era el reto literario de esta entrega, que transcurre dos semanas antes de que la teniente Valentina Redondo —su protagonista por excelencia— se case con el profesor Oliver Gordon. “Cada libro de la serie hace homenaje a un tipo de novela policíaca diferente”. En el pasado experimentó con el domestic noir , el thriller científico o con los clásicos misterios de habitación cerrada que tanto popularizaron Conan Doyle y Agatha Christie. “Ahora quería llevar el mal hasta ese lugar tan puro porque dentro de la belleza y la paz también hay lugar para la muerte”.

.

María Oruña en el templo del agua de Puente Viesgo, donde ubica su nueva novela

 Carlos Ruiz

.

La pureza en parte la aporta el entorno idílico, rodeado de naturaleza. No es extraño ver merodear por allí mirlos acuáticos. Oruña empieza su relato con este ave, que “solo existe en lugares donde el agua es cristalina. Un lugar inmaculado en el que también pueden ocurrir cosas”, señala la escritora. 

Iñaki Bedia, relaciones públicas del Gran Hotel Balneario de Puente Viesgo y quien descubrió este lugar a la autora, reconoce que sí, que efectivamente allí “pasan cosas”, pero “por ahora no un crimen, más allá de lo literario. Aquí se concentró durante veinte días la selección española de fútbol del 94 y también han pasado personalidades como el Marqués de Comillas, Menéndez Pelayo o Benito Pérez Galdós, quien calificó Puente Viesgo de paraíso”.

.

En el mismo balneario en el que Oruña ubica su historia han pasado personalidades como Menéndez Pelayo o Pérez Galdós

.

Oruña transforma esta tranquilidad en la trama más policíaca y de acción que ha creado hasta el momento. “Estas líneas se han escrito con música cañera como I wanna be your slave ”, de Måneskin. Toda esta energía “es posible que se deba a que me tomo un bote de polen de abejas cada vez que escribo un libro. Tengo memoria de pez pero con esto me acuerdo hasta de los sueños”. ¿Volverá a recurrir a ello en futuras historias? “Sí, pero por el momento no tendrán como protagonista a Valentina. Eso no quiere decir que no vaya a haber más libros de ella en un futuro, pero, si los hubiera, el juego será distinto”, concluye.

.

Esos oscuros lugares

.

Los balnearios son aquellos lugares a los que se acude en busca de relax. ¿Qué podría salir mal en un lugar así? El cine y la literatura dicen que todo. “Son el contraste perfecto”, apunta María Oruña, que ubica en uno su última novela. Antes ya lo había hecho Vázquez Montalbán en El balneario, que situó al detective Carvalho en una casa de baños en la que suceden varias muertes. El mismo título lleva la primera obra de Carmen Martín Gaite, que transmite lo lúgubres que pueden llegar estos espacios.

.
Henrik Ibsen también ambientó Un enemigo del pueblo, su obra más controvertida, en unas termas y a la mismísima Agatha Christie la encontraron en otras tras once días desaparecida. Años más tarde, llevaría a Poirot a una estación balnearia en Maldad bajo el sol.
Más allá de la novela negra, Thomas Mann también pensó en un lugar así para La montaña mágica y Gabo para su relato inédito, que verá la luz en 2024. Pura inspiración.

.

.

· Link

.

.