.

.

.

Sandra Aza: «Me obsesioné muchísimo con la novela»

.

 
Sandra Aza es la autora de “Líbelo de sangre”, su primera novela
.

Sandra Aza (Madrid, 1972), abogada, se estrena en el mundo de la literatura con “Líbelo de sangre”, un thriller ambientado en la Villa de Madrid de 1621, publicado por la editorial Planeta. Con una descripción estudiada, que no deja escapar un detalle, gira alrededor del hallazgo del cadáver de una mujer joven que fue violada, asesinada y enterrada junto a un niño al que le falta el corazón. Aza habló para Atlántico de este primer trabajo, donde no falta un homenaje a Galicia en los personajes secundarios.

¿No es un proyecto muy ambicioso para ser una ópera prima?
La historia estaba viva, tenía muy claro como quería que surgir. Yo solo me dejé llevar. Soy una escritora al servicio de la novela.

La narrativa demuestra un gran rigor histórico. ¿Cómo fue el proceso de documentación?
Fue muy duro, pero al mismo tiempo sencillo. La mayor complicación es precisamente la abundante documentación que hay sobre el Siglo de Oro en Madrid. No solo se puede acceder a historiadores, sino a las propias crónicas de la época. Allí fue a donde encontré mis fuentes. Según pasa el tiempo es más fácil manipular los datos.

Es un doble reto, novelar la Historia.
Siempre me gustó este género y más el thriller histórico. Quería que saliese lo que me gusta como lectora. Desde pequeña consumo libros de aventuras trepidantes e intriga, y todo esto está aquí.

Uno de los aspectos que trata es la convivencia con otras creencias, al menos de puertas para dentro.
A partir de 1492 no podía haber otra creencia que la cristiana en el reino y en 1611 se expulsó a los moriscos. Hubo muchos judíos, como los protagonistas que se vieron obligados de adjurar de su fe y convertirse en cristianos forzados. Es como los hinchas del fútbol, si eres del Real Madrid pueden decir lo que sea del equipo que sigues siendo blanco, yo lo soy. Es algo que se lleva en las entrañas.

Aborda también la labor de la Inquisición en España. ¿Cuánto hay leyenda negra y cuánto de realidad en la imagen que llegó de esta institución?
Hay mucho de negro y también mucho de leyenda. Muestran a los inquisidores como ignorantes, que sacrificaron a miles de personas. No fue así. Era un tribunal religioso, muy reglado e integrado en el derecho español y en el europeo.

Consigue reproducir la esencia del Madrid viejo. Además de los libros, ¿están muy recurridas las localizaciones?
Me obsesioné muchísimo con la novela y con la época: Me pasé dos años documentándome, todo ese tiempo sin leer nada más, sin pensar en nada que no fuese la trama. Cuando me puse a escribir solo tenía que cerrar los ojos y describir lo que estaba en mi mente, únicamente debía ponerle palabras a la imaginación.

Después de este estreno, ¿sabe cuál será su siguiente paso?
Me mantendré en el género histórico. La literatura te atrapa, es como una especie de droga, donde no hay retorno. Me recuerda a un hijo adolescente, un contigo pero sin ti. Es muy sacrificado, quita tiempo a la familia y a todo lo demás, pero cuando paras de escribir, siempre quieres más. No se puede dejar.

.

.

· Link

.

.

.

.