.

.

.

‘El país equivocado’, la novela póstuma que José Javier Abasolo acabó con un «esfuerzo titánico»

La editorial Erein publica la última obra del escritor bilbaíno, fallecido el pasado 7 de mayo

.

.

.R. KORTA

Miércoles, 22 de junio 2022

.

La editorial Erein publicó ayer ‘El país equivocado’, la novela póstuma de José Javier Abasolo, una intriga negra que se desarrolla principalmente entre Nueva York y Bilbao poco después de la Guerra Civil. La presentación de esta obra se convirtió en un homenaje a la figura humana y literaria de Abasolo (Bilbao, 1957-2022), cuya bonhomía y generosidad glosaron Uxue Razquin, editora de Erein; José Agustín Iturri, fundador y editor de Erein; el escritor Jon Arretxe y Asier Muniategi, coordinador de las Ferias del Libro de Euskadi.

La última novela de Abasolo, «a la que en sus últimos meses se dedicó en cuerpo y alma, con un esfuerzo titánico», según reveló Razquin, está protagonizada por Steve Beasko, un policía retirado «inteligente, sarcástico y un poco sobrado» al que recurre su amigo John Calvin Van Looy III, perteneciente a una familia muy poderosa de Nueva York, que quiere recuperar los restos de su primo segundo Jefferson, abatido en España durante la Guerra Civil. Lo que a priori resulta un encargo sencillo se complicará como no puede ser de otra forma. Abasolo desarrolla la trama con «estilo elegante y descriptivo y con humor afilado», sintetizó Razquin.

José Agustín Iturri recordó que la novela negra vasca no estaba bien valorada a comienzos de este siglo y que Abasolo consolidó su vínculo con Erein en 2010, con la publicación de ‘Pájaro sin alas’, a la que seguiría, entre otras obras, la serie de cinco títulos protagonizada por el exertzaina Goiko, y ‘El juramento de Whitechapel’, en la que Sabino Arana viaja a Londres y termina investigando los crímenes de Jack El Destripador.

Jon Arretxe, que también mantuvo una estrecha amistad con Abasolo, «el gran especialista vasco en novela negra», remarcó que «no sé si era el mejor, pero como persona era el mejor escritor del mundo, el único que era generoso, modesto, que ayudaba a los autores noveles, que se alegraba del éxito de los demás…». Una descripción en la que coindió Asier Muniategi, que también ponderó la generosidad de «una buena persona, un buen escritor».

.

.

· Link

.

.

.